Vivimos el final del verano como una tragedia, cuando en realidad es una oportunidad de hacer esas cosas para las que con el ajetreo de playa, viajes, fiestas y demás exquisitos placeres no nos hemos querido parar.

Tú: - ¿Un tratamiento facial de una hora?

Tú misma: -Prefiero pasarme la hora en la piscina

Nos autoconvencemos de que es pronto para prepararnos para el otoño. ¡Si es que septiembre todavía es verano! Y preferimos ir pensando en la vuelta al cole mientras tomamos el sol cada vez que podemos. Cada segundo es oro hasta que llegue el temido momento de volver a la realidad de lleno. Y es entonces, cuando nos damos cuenta de que hicimos muy bien metiendo en la maleta las mascarillas en formato tisú de Iroha Nature.

Entre todos los placeres de este verano, los 15 minutos semanales con la mascarilla puesta son sagrados. Todas contienen ácido hialurónico, ese ingrediente mágico que previene el envejecimiento y con el que (casi) nos hemos obsesionado. ¡Estamos deseando ponernos una esta tarde al volver de la playa!

Hoy es un buen día para aportar luminosidad a la piel con la mascarilla iluminadora de Vitamina C. Con ella nuestra piel recobra el esplendor que a veces esconde un bronceado excesivo. Y nos encanta su olor al más puro verano mediterráneo.

Cada una de las mascarillas de Iroha Nature tiene unas propiedades distintas y para fines diversos, pero que sin duda nos enganchan por lo bonita que dejan la piel. Vaya, que nuestras fotos de Instagram apenas necesitan filtros.

Si nos falta hidratación, la relajante mascarilla de Aloe Vera le aporta a nuestra piel todo lo que necesita, mientras que si lo que nos preocupan son las primeras arrugas, es ideal la de Q10 y sus propiedades rejuvenecedoras. ¡Con ellas septiembre apetece más!